AutoresEditores.com

En mi rol de maestro ya jubilado...

Aún por los caminos de la pedagogía y la andragogía.

Enlace
US$ 10,20
Leer algunas páginas

En mi rol de maestro y con la pedagogía y andragogía como bandera de lucha por dar un humilde aporte a la humanidad, he realizado este trabajo con bastante esmero que presento a continuación con algunas frases que son Pórtico y muestra de mi preocupación por todo lo que como pedagogo podemos obsequiar a nuestros semejantes, en nuestra incansable labor...

Aquel que tiene miedo de preguntar, ayudadle a aprender que de seguro con el apoyo de sus congéneres no sienta vergüenza alguna de salir de las sombras en que se encuentra.

Bienaventurado el buen maestro que con suficiente sapiencia, amor y bondad logra que sus discípulos le emulen o le superen.

El buen maestro no considera a sus discípulos como recipientes donde hay que depositar conocimientos, más exactamente son pequeñas luces que hay que avivar de la manera más adecuada para que brillen con entusiasmo en todo su esplendor.

Es una torpeza de esperar que los niños aprendan y practiquen valores en la escuela, allí sólo se complementa, se refuerza y se pule esa gran responsabilidad que corresponde a los padres en el hogar.

La pedagogía sin amor, sin paciencia, sin vocación puede conducirnos a todo... menos a enseñar efectivamente, tampoco a aprender a amar ni a tener paz espiritual.

Las buenas o malas experiencias vividas es imposible transmitirlas, pero sí la enseñanza a manera de aleccionadora moraleja que cada una nos depara.

Lo aprendido adquiere mayor valor en la misma medida en que lo enseñamos y compartimos bondadosamente con nuestro prójimo.

Navegar en Internet con la suficiente precaución de saber utilizar tal herramienta de manera apropiada, es como hacerlo sobre una embarcación; si usas brújula y demás instrumentos de orientación, te llevará a puerto seguro, de lo contrario, podrás indefectiblemente naufragar y hundirte en el abismo.

Quien es docente de corazón, lleva en su alma ese apostolado de servicio hasta los últimos días que le permita el Creador, sin esperar mayor recompensa o remuneración.
leer todo...

editorial
edición del autor
disponibilidad
bajo demanda
año edición
2017
n° edición
1
categoría
Poesía
n° páginas
68
formato
17 x 24 cm (sin solapa)
papel
Papel Blanco 75 Grs
color
Blanco y Negro
Hermes Varillas Labrador

Sin utilizar tantos ambages. Soy venezolano, andino o “gocho” para mayor detalle, nací en Potosí (aldea que bauticé como "La Atlántida del Táchira")
Aún vivo en este país convertido por capricho de un genocida y ominoso régimen en un valle de lágrimas.
Mi labor como educador, aunque jubilado del organismo que
rige la materia, a mi edad casi senil, me niego a jubilar el lápiz y el papel, la tiza y el borrador, mi dedicación a la pedagogía y mi vocación, mientras el Creador me de licencia y me permita hacer más por crear en mi prójimo consciencia y más consciencia en los días que me restan de existencia.
De allí mi afición por escribir, sin fines de lucro, sólo la oprobiosa situación del país me obliga a colocar a la venta mi obra.
#FormandoCiudadanía, es mi etiqueta en las redes sociales, por si desean ingresar gratis a mis audiovisuales
leer todo...

Evaluaciones de los lectores
Este libro todavía no ha sido evaluado.